· 

CURIOSIDADES DEL CINE EN ALEMANIA

Hay muchas cosas curiosas que me han llamado la atención desde que llegué a Alemania: que si los Chococrisips no tienen a Melvin, que si comen muchísimo pan dulce, que si hay refrigeradores exclusivos para productos de papa... en fin. Esto y más ha provocado que ahora ponga atención a los pequeños detalles de las actividades regulares en las que, según yo, me podría estar perdiendo de muchas otras nimiedades simpáticas. Este nuevo plan de "pelar el ojo" para ver las pequeñas diferencias obviamente fue puesto en práctica en mi más reciente ida al cine y aquí les comparto el resultado.

Vista del CINEDOM en Colonia (Foto: film-messe-koeln.de)
Vista del CINEDOM en Colonia (Foto: film-messe-koeln.de)

Todas las películas están dobladas al alemán. Así es, mientras que en México casi todas están con subtítulos (menos las que son para niños) aquí las subtituladas son la minoría. Prácticamente hay que estar cazándolas si es que no hablas alemán y quieres ir al cine, lo que explica porque no fui en los primeros meses de que estaba aquí.

 

Aquí hay muchos cines pequeños que exhiben películas de cine de arte o un poco más orientadas al cine independiente. También hay cines más grandes pero mientras que en la Ciudad de México ya uno normal tiene 12 salas, aquí uno grande tiene aproximadamente seis u ocho. Obviamente la cantidad de gente es menor y no se necesitan tantísimas salas, pero a mí esto me llamó la atención:

  • Asiento doble: Los cines alemanes a los que yo he ido tienen un curioso "asiento doble" para que las parejitas se sienten cómodamente y no anden moviéndose y haciendo contorsiones. Buena idea para la gente que se sabe controlar, mala idea para los pubertos.
  • Muchísimos dulces, nada de salsa: Ya se que sería muy iluso de mí esperar que estuviera el despachador de valentina y jalapeños que normalmente tenemos en México. Lo que sí hay muchísimo, son dulces más bien tipo gomitas y palomitas de caramelo que parece que todos los alemanes aman.
  • Venden cerveza: Sí, venden cerveza en el cine y está mucho más barata que un refresco y que casi todas las chucherías. Lo mejor es que la venden en paquete con nachos, palomitas o dulces.
  • Nada de salas VIP ni 4D.
  • No pasan el anuncio de que apagues tu celular: No se si las convenciones sociales e ideas alemanas sobre el celular hacen impensable que alguien pudiera dejar su celular con ruido o contestarlo en media película o si simplemente es que no se les ha ocurrido hacerlo. Lo cierto es que a mi nunca me ha tocado ver esta advertencia.
  • Películas alemanas: Al año se proyectan varias producciones alemanas que en su mayoría son comedias o comedias románticas (Chick flicks). Seguramente F. W. Murnau se sentiría orgulloso... ok no. Ir a Wikipedia para entender mi intento de chiste ñoño.